Niñas en Guatemala desafían la tradición del matrimonio infantil

(Cortesía de Joseline)

(Cortesía de Joseline)

La activista Joseline Velásquez Morales ayuda a las estudiantes a luchar por la legislación en contra del matrimonio infantil y a favor de la educación en salud sexual y reproductiva.

Joseline Velásquez Morales creció en un barrio de bajos ingresos en Ciudad de Guatemala, donde vio cómo las presiones sociales y la inestabilidad económica obligaban a las niñas que la rodeaban, incluso a sus propias hermanas, a abandonar la escuela y casarse. Ni siquiera su madre estudió más allá del sexto grado. Esto no ocurría sólo en la comunidad de Joseline. El matrimonio infantil es común en todo Guatemala, donde el 30% de las niñas se casan antes de cumplir 18 años.

Pero Joseline quería un futuro diferente. 

Joseline comenzó a participar en reuniones y actividades organizadas por organizaciones locales para aprender a defender sus derechos y los derechos de las otras niñas cuando tenía 12 años. Gracias al apoyo de sus padres y su propia determinación, se graduó de la escuela secundaria y comenzó a estudiar periodismo en la universidad. También empezó a trabajar con la organización GOJoven Guatemala, la cual se dedica a entrenar a jóvenes a luchar contra la desigualdad de género, el matrimonio infantil y los embarazos de adolescentes. 

Decidida a darle a las niñas una plataforma para hablar sobre los problemas que enfrentaban, Joseline continuó trabajando con GOJoven mientras obtenía su título. Con el tiempo asumió el papel de coordinadora política nacional de la organización, donde su trabajo consiste en liderar a las niñas en la defensa de la legislación contra el matrimonio infantil y a favor de la educación en salud sexual y reproductiva en las escuelas guatemaltecas.

Sara es una estudiante Maya Quiché de 13 años que participó en el campamento de liderazgo de GoJoven en 2018. "Me gustaría que las niñas sigan estudiando y no se casen temprano," dice Sara sobre sus esperanzas para el futuro. (Cortesía del GOJoven Guatemala)

Sara es una estudiante Maya Quiché de 13 años que participó en el campamento de liderazgo de GoJoven en 2018. "Me gustaría que las niñas sigan estudiando y no se casen temprano," dice Sara sobre sus esperanzas para el futuro. (Cortesía del GOJoven Guatemala)

“Parte de mi trabajo es pasar la mayoría de mis días discutiendo con miembros del Congreso,” nos cuenta. Navegar un espacio dominado por hombres donde los grupos políticos conservadores no creen que problemas como la salud reproductiva, el acoso sexual y la violencia doméstica sean responsabilidad del gobierno es un desafío. 

Además, Joseline trabaja para garantizar que el gobierno considere las voces de los jóvenes y las diferencias generacionales al formular leyes. “Los adultos son la mayoría en los espacios donde se toman decisiones. Los jóvenes ahora viven en un mundo diferente al de esos adultos,” explica Joseline. “La tecnología es un gran ejemplo de esto. Ahora las chicas están siendo hostigadas en línea. Esto no pudo pasarle a la generación anterior porque no crecieron con teléfonos, internet y redes sociales. Los adultos no ven los problemas que enfrentan los jóvenes hoy en día o cómo los problemas que existieron de antemano y que no se resolvieron en su momento empeoraron. Los jóvenes tienen su propia perspectiva sobre situaciones que las generaciones mayores no entienden. Necesitamos escucharlos porque ven problemas y soluciones que nosotros no vemos."

Los jóvenes tienen su propia perspectiva sobre situaciones que las generaciones mayores no entienden. Necesitamos escucharlos porque ven problemas y soluciones que nosotros no vemos.
— Joseline Velásquez Morales

Con GOJoven, Joseline dirige talleres para enseñar a niñas como Ketzal'í Sipac Patal, de 22 años, cómo hablar sobre los problemas que las afectan, hablar con políticos e iniciar campañas a favor de sus derechos. Ketzal’í es Maya Kaqchikel, un pueblo maya nativo del medio oeste de Guatemala. Las tasas de matrimonio infantil y uniones tempranas son peores entre las comunidades Maya, que representan alrededor del 40% de la población de Guatemala.

Antes de asistir a un campamento de liderazgo en 2016, Ketzal’í no sabía que tenía derecho a asistir a la escuela o a acceder a los servicios de salud. A través de talleres, paneles y ejercicios de trabajo en equipo, Ketzal’í aprendió habilidades de liderazgo e incidencia y ganó la confianza que necesitaba para luchar por sus derechos.

Ahora Ketzal’í trabaja con Joseline en sus campañas contra el matrimonio infantil. Ketzal’í trabaja con la comunidad maya y los líderes políticos para informarles de la prohibición del matrimonio infantil por el gobierno en el año 2017. Si bien el matrimonio es ilegal para los menores de 18 años, Joseline explica que "las normas culturales tienen que ponerse al día." Por eso es tan importante el trabajo de Ketzal’í con los líderes locales.

 
Margarita es una estudiante de psicología de 18 años de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Fue becaria de GOJoven en 2017-2018 y se centró en crear conciencia sobre los derechos sexuales y reproductivos entre los jóvenes. "En mi comunidad hay más niñas estudiando, pero en las áreas rurales, la mayoría de la gente trabaja en en el campo," comparte. "Las niñas cuidan de sus hijos, sus hermanos y sólo unas pocas logran superar su situación y tener una vida digna." (Cortesía del GOJoven Guatemala)

Margarita es una estudiante de psicología de 18 años de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Fue becaria de GOJoven en 2017-2018 y se centró en crear conciencia sobre los derechos sexuales y reproductivos entre los jóvenes. "En mi comunidad hay más niñas estudiando, pero en las áreas rurales, la mayoría de la gente trabaja en en el campo," comparte. "Las niñas cuidan de sus hijos, sus hermanos y sólo unas pocas logran superar su situación y tener una vida digna." (Cortesía del GOJoven Guatemala)

 

Ketzal’í también está decidida a transmitir sus conocimientos a la próxima generación de niñas indígenas. Dirige talleres para niñas de 10 a 15 años, donde discuten sobre el autoestima y la salud reproductiva. Ella les ayuda a comprender que tienen el derecho a decidir cómo y cuándo comenzar sus propias familias, y qué quieren para sus futuros.

"Es sorprendente ver cuánto ha crecido y cómo sigue creciendo", dice Joseline sobre el progreso de Ketzal’í  desde que asistió al campamento de liderazgo de GOJoven. Ella sabe que los activistas jóvenes como Ketzal’í son la clave para el futuro de su país: "Si no se expresan, hace que lo que están pasando, lo que necesitan, los problemas que los afectan sean invisibles."

This piece is available in English.


Through Assembly, Malala Fund is helping girls around the world share their stories. Subscribe to receive our newsletter and learn about the next generation of leaders.


 
KqYscszu_400x400.jpg

About the author

María Rendo is the communications assistant at Malala Fund. She is from Buenos Aires, Argentina and loves reading, cats and coffee.