“Tenía nueve años cuando un hombre decidió que quería casarse conmigo”

(Cortesía de Malin Fezehai / Malala Fund)

(Cortesía de Malin Fezehai / Malala Fund)

Rawan, una refugiada siria, escribe sobre la valentía de su madre para salvarla de un matrimonio indeseado, y por qué está contenta de ir a la escuela.

Tenía nueve años cuando un hombre decidió que quería casarse conmigo. Yo estaba con mi madre, quien trabajaba vendiendo cosméticos, cuando el hombre me vio por primera vez. Esto fue hace seis años, cuando mi familia aún vivía en Alepo, Siria.  

Poco tiempo después, me mudé a Turquía con mi familia, debido a la guerra en casa. Sin embargo, tuvimos que regresar a Siria cuando no pudimos pagar el alquiler. Fue entonces cuando mi padre desapareció. Salió un día a buscar trabajo y no hemos vuelto a verlo desde entonces. Hace un año y medio, mi madre, mi hermano y yo regresamos a Turquía con mi tío.

Incluso en nuestro nuevo hogar, la familia del hombre nos localizó y me pidió que me casara con su hijo. Mi madre no estuvo a favor del matrimonio. Yo era demasiado joven, declaró. El hombre tenía 28 años, el doble de mi edad. Ella intentó razonar con mi abuelo y mi tío. Sin embargo, le dijeron que debía casarme y convertirme en ama de casa. Me obligaron a usar un anillo. 

El hombre no me dejaba sola e iba a mi escuela a verme. Mi madre habló con los administradores e hicieron arreglos para que un autobús escolar pasara por mí a casa y me llevara directamente a la escuela, para que no tuviera que verlo.

Afortunadamente, mi madre era fuerte. Se opuso a ellos y le puso fin al compromiso matrimonial.

Mi madre no estuvo a favor del matrimonio. Yo era demasiado joven, declaró. El hombre tenía 28 años, el doble de mi edad. Ella intentó razonar con mi abuelo y mi tío. Sin embargo, le dijeron que debía casarme y convertirme en ama de casa. Me obligaron a usar un anillo.
— Rawan

Luego, a altas horas de la noche, diez hombres armados llegaron a nuestra casa y nos amenazaron. El hombre le dijo a mi madre: “Me llevaré a su hija, ya sea que usted esté viva o muerta”. Ella respondió: “Solamente se llevará a mi hija sobre mi cadáver”. El hombre intentó convencerme de que me casara con él, prometiendo cuidarme y comprarme ropa.  

Nuestros vecinos oyeron el ataque y llegaron a rescatarnos. Uno de ellos fue herido de un disparo al intentar ayudarnos. Los hombres exigieron que les repusiéramos el costo del anillo, 5000 liras turcas. Un vecino le prestó el dinero a mi madre, una deuda que aún está pagando.

Después de recibir el dinero, los hombres se fueron y, afortunadamente, no hemos vuelto a verlos desde entonces.  

Ahora estoy en el octavo grado y me gusta mucho la escuela. Es importante para mí alcanzar mi sueño de convertirme en actriz de televisión, aunque mi madre quiere que sea médica. 

Pude permanecer en la escuela porque tengo una beca de Mavi Kalem. Ya no tengo que hacer ropa para ganar dinero y pagar mi educación. Ahora, puedo centrarme en mis clases. Estoy feliz de haber dejado atrás el pasado y de trabajar para lograr el futuro que elija.

This article is available in Arabic, English and French.


Like what you’re reading? Subscribe to Assembly to get girl-powered posts delivered to your inbox twice a month.


 

ABOUT THE AUTHOR

Rawan is a 14-year-old Syrian refugee student living in Lebanon and hopes to become an actress.