Los botes escolares les dan a las niñas la oportunidad de recibir educación

(Cortesía de Nirmal Adhikari)

Para las niñas de una remota aldea nepalesa, la única manera en que pueden recibir su educación es remando para llegar a la escuela.

Cada mañana, Aashma, de 16 años, se pone su uniforme, sujeta sus coletas pulcramente trenzadas con listones rojos y se alista para remar su bote escolar. Aashma vive en Anadu, una remota aldea a orillas de un lago en Nepal. Anadu no tiene una escuela secundaria, por lo que Aashma y sus amigas deben remar todos los días para ir a la escuela en la ciudad de Pokhara.

(Cortesía de Nirmal Adhikari)

“Ninguna de nosotras sabe nadar”, comenta Aashma acerca de su viaje diario por el lago Fewa, uno de los atractivos turísticos más conocidos de Nepal, “pero no tenemos miedo”. Las niñas viajan con un maestro y se turnan para usar los remos durante el viaje de 30 minutos.

Estos botes escolares son una necesidad en las comunidades nepalesas remotas como Anadu. Aashma dice que la escuela primaria recibe poco mantenimiento y que los profesores no están entrenados, y que el viaje por carretera a Pokhara puede tardar horas.

Aashma y sus amigas están felices de ir a la escuela en la ciudad, sin importar la ruta que sigan para llegar a ella. Sin embargo, las condiciones meteorológicas adversas con frecuencia las obligan a quedarse en casa y estas ausencias ponen a las niñas en riego de retrasarse en sus estudios. Algunas veces, se quedan varadas en la escuela durante horas mientas esperan a que las condiciones mejoren y puedan zarpar en el bote. En las noches en que se retrasan Aashma y sus compañeras reman de vuelta a Anadu guiadas solo por una linterna.

Además de su diario ir y venir por el agua, Aashma también debe encontrar tiempo para ayudar a su madre con los quehaceres cotidianos antes y después de clases. Es la única manera en la que puede continuar con sus estudios sin volverse una carga para su familia. Aashma afirma que el trabajo duro vale la pena, no solo porque le gustan las clases, sino porque le encanta bailar en los eventos escolares y pasar tiempo con sus amigas.

 

(Cortesía de Rajesh Shreshtha)

 

Cuando concluya se educación, Aashma piensa convertirse en maestra y ayudar a las niñas de su aldea a ir a la escuela, sin tener que remar para llegar hasta ella.

This article is available in Arabic, English and French.


Like what you’re reading? Subscribe to Assembly to get girl-powered posts delivered to your inbox twice a month.


 

ABOUT THE AUTHOR

Bhumika Regmi is social media associate at Malala Fund. She loves dogs and plans on naming her future puppy Mochi, after the Japanese treat.